Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Ermita de San Bartolomé de Ucero

Ermita de San Bartolomé de Ucero 6 años 1 mes antes #15

  • Rafael Fuster Ruiz
  • Avatar de Rafael Fuster Ruiz
  • DESCONECTADO
  • Administrador
  • Mensajes: 160
  • Gracias recibidas 104
  • Karma: 1
Este signo lapidario se encuentra grabado una sola vez en los paramentos de la ermita de San Bartolomé de Ucero. Ubicado en la vigésimo tercera hilada exterior del ábside (a uno 10 metros de altura) destaca por su cuidada factura.

h3f30c6e.jpg

Es una marca de cantero compuesta, formada por las grafías correspondientes a la cifra romana "I" y al número 6 ó 9 según la notación de origen arábigo-hindú.

A José Chamorro este signo lapidario le sugiere una variación del signo de Capricornio. Como hemos dicho la marca de cantero en cuestión sólo se encuentra una vez en el templo, por lo tanto, esto es una señal inequívoca de su importancia dada la relevancia del mensaje que contiene.

Este signo pertenece a los denominados Signos Cardinales, aquellos que se encuentran en los cuatro extremos de los puntos conocidos como equinoccios y solsticios del círculo zodiacal; hay cuatro Signos Cardinales y son Aries, Cáncer, Libra y Capricornio.

Durante los solsticios el sol alcanza su máxima posición, meridional o boreal, es decir, se encuentra en una máxima declinación norte (+23º 27') y una máxima declinación sur (-23º 27') con respecto al ecuador terrestre. En el solsticio de verano del hemisferio Norte el sol alcanza el cenit al mediodía sobre el Trópico de Cáncer y en el solsticio de invierno lo hace sobre el Trópico de Capricornio. Esto ocurre el 21 de junio y el 22 de diciembre de cada año. Así pues los signos de Cáncer y Capricornio se encuentran asociados a los solsticios de verano e invierno respectivamente.

La singularidad en el templo de este signo lapidario nos hace pensar que se trata de un símbolo muy a tener en cuenta y que, parece evidente que tuvo su importancia para los constructores. Si es así, su ubicación en el conjunto también debe ser relevante y quizás nos aporte alguna pista sobre su posible significado.

Como hemos dicho, se encuentra tallado en un sillar de la vigésimo tercera hilada del ábside en su parte exterior, justo al lado del contrafuerte Noreste.

h5b72b7c.jpg


Veamos si esta posición respecto a la orientación de la nave mayor nos dice algo.

Para una latitud de 41º 45’ 6,45” N y longitud de 3º 4’ 5,74” W tenemos que el azimut de la latitud, es decir, los grados que hay entre el orto solar en verano y el orto solar en invierno es de ±122,218º para el solsticio de verano y de ±57,781º para el solsticio de invierno.

Respecto a la orientación del templo, si tomamos el eje longitudinal de la nave mayor, tenemos un error alrededor de los dos grados. No es imposible determinar con mayor exactitud este dato. Así tenemos un valor máximo y otro mínimo.

Orientación eje longitudinal nave mayor:

1.Orientación: 68º 31’ 48” (azimut equivalente -111º 28’ 12”)
2.Orientación: 66º 30’ 00’’ (azimut equivalente -113º 30’ 00”)

Tomaremos como valor promedio equivalente de 67º equivalente a un azimut de -113º 00’ 00”.

Con estos datos como se puede observar en la siguiente imagen el lapidario se encuentra situado, si tomamos el eje que parte del cruce de naves, muy cerca del punto por donde nace el sol el día 21 de junio, para el solsticio de verano. ¿Se trata de una casualidad o por el contrario estamos ante otra de las claves de la orientación del templo del río Lobos?
h30f27d5.jpg


Sin embargo, en el solsticio de verano el sol se encuentra sobre el Trópico de Cáncer y no el de Capricornio.

El patrón de los constructores, desde los Collegia romanos, es Jano, el dios bifronte, que guarda las puertas solsticiales. En este caso, tal vez el lapidario sea el sello que los constructores del templo colocaron indicando la dirección por donde nace el sol en el solsticio de verano.

Pero, ¿entonces por qué el Capricornio, que es el signo zodiacal correspondiente al solsticio de invierno? Algo se nos escapa. Quizás nuestras percepciones estén equivocadas.

Si encontramos signos lapidarios similares en otros templos podremos comprobar si existen correspondencias en sus posiciones respecto a los cuatro puntos cardinales.

© Rafael Fuster Ruiz y Jordi Aguadé Torrell
"Ars sine scientia nihil est", atribuido a Jean Mignot, siglo XIV.
Última Edición: 1 año 6 meses antes por Rafael Fuster Ruiz.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.553 segundos