Campaña de financiación del proyecto SIGNO

Colgante "Trisquel con Trisquetas" realizado y donado por Javier Torres para la financiación del proyecto SIGNO. Su valor es de 19 euros. Como hemos recibido casi simultáneamente tres peticiones para su compra y todas son de amigos que habéis participado este año con vuestras donaciones hemos decidido sortearlo. En el sorteo, que se realizará el 31 de octubre, entrarán todos aquellos que hayáis realizado alguna aportación este año y ésta sea de al menos 3 euros. Si deseáis participar podéis hacer vuestras aportaciones a través del siguiente enlace de PayPal:
 
 
También deberéis enviar un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. indicando que deseáis participar en el sorteo.
 
Muchas gracias a Javier Torres por este detalle y enhorabuena por su artesanal trabajo. Es magnífico.
 
El trisquel o triskel, también llamado triskele o trinacria, es un símbolo geométrico de origen celta. El nombre procede del celta bretón y significa “tres alas". Está formado por tres brazos en espiral que se unen en un punto central, círculo o triángulo, configurando la forma de una hélice. El tres era considerado un número sagrado para la cultura celta. Solo los druidas podían portarlo. Para ellos simbolizaba el pasado, el presente y el futuro. También representaba el equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu, el principio y el fin, la evolución y el crecimiento, el aprendizaje perpetuo y la eterna evolución. Era utilizado por su capacidad sanadora, para curar heridas y aliviar fiebres, y por tanto, como talismán. La primera espiral representa las sensaciones y los sentidos, los límites y las capacidades del cuerpo, la segunda espiral representa la conciencia y la razón, el camino de las ideas y el pensamiento, y la tercera espiral, llamada triskillan, representa el camino del alma, aprendiendo del mundo del espíritu y de los dioses. 

A lo largo de la historia, se han encontrado numerosos trisqueles. Aparecen en acuñaciones monetarias, por ejemplo, en la ciudad prerromana de Ilíberis (Granada), y otros grabados en la piedra, desgastando su capa superficial, estos se denominan petroglifos. Existen estos grabados en algunas zonas en Galicia, Cantabria, Asturias y el País Vasco. También se han encontrado trisqueles como símbolos prerromanos en Vizcaya y en varias zonas del País Vasco. en Asturias, desde la Edad Media solían tallarse o pintarse en las paredes de madera de los hórreos para proteger la cosecha que allí se guardaba. Ese valor profiláctico, que aún podemos rastrear etnográficamente hoy en otras partes del oeste de Europa, puede darnos pistas para interpretar sus apariciones en estelas funerarias, armas y otros objetos vinculados con el mundo guerrero de época celta e incluso posterior, donde debió servir de protección "mágica" a los soldados que entraban en batalla y que los portaban.

El Museo del yacimiento arqueológico de Santa Tecla acoge en sus fondos los hallazgos de las excavaciones realizadas en este poblado galaico-romano. Sus piezas se reparten por varias etapas históricas que abarcan desde el Paleolítico, Mesolítico, Neolítico, Bronce Final, hasta el Castrexo y Romano.
 
 
En los años en que Ignacio Calvo excavó en Santa Tegra (1914-1923), los hallazgos de estos trabajos comiezan a ser expuestos en un local de La Guardia, germen del museo que años más tarde se abrió en la cima del monte. En el año 1943 la Sociedad Pro-Monte adquirió un edificio en la parte alta del monte que fuera diseñado por el arquitecto Antonio Palacios para su uso como restaurante. A este edificio trasladaron las piezas encontradas en las excavaciones que configuraron el actual museo, que fue inaugurado el 23 de julio de 1953 con la presencia de los arqueólogos asistentes al III Congreso Nacional de Arqueología. Para más información: http://dolmentierraviva.blogspot.com.es/2011/08/museo-arqueologico-castro-de-santa.html
 
Compartir